REDEFINICIÓN DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS

 

“Las aptitudes para el acceso y uso de la información constituyen la base para el aprendizaje continuo a lo largo de toda la vida. Son comunes a todas las disciplinas, a todos los entornos de aprendizaje y a todos los niveles de educación.” [7]

 

Los cambios sociales en general, y en el entorno laboral y formativo en particular, repercuten directamente sobre el contexto educativo. La velocidad con la que se están produciendo las respuestas respecto a las necesidades educativas de la sociedad actual, muestra la insuficiencia y lentitud de la reacción por parte de los organismos e instituciones responsables. Si un cirujano del siglo XIX se viera transportado a un quirófano actual, no reconocería dónde se encontraba, pero si un maestro de la misma época fuera transportado a un aula actual, probablemente no encontraría dificultades para situarse inmediatamente [8]. Ello muestra lo poco que ha evolucionado la educación a lo largo del tiempo.

 

Las transformaciones en las instituciones educativas se producen a un doble nivel. Por un lado afectan a todos los elementos implicados en el acto educativo, redefiniendo el papel de los principales actores del proceso enseñanza-aprendizaje, el modelo pedagógico y sus objetivos, el entorno de aprendizaje y, en general, las necesidades formativas de los estudiantes y la respuesta que la sociedad les ofrece. Por otro lado, las instituciones educativas empiezan a funcionar bajo un modelo empresarial al requerir beneficios económicos para su supervivencia.

 

En lo que se refiere al primer nivel, se ven obligadas a la redefinición del modelo pedagógico convencional. Actualmente se observa un gran salto entre lo que ha aprendido un estudiante cuando finaliza sus estudios en la universidad y lo que en realidad requiere para la vida laboral [9]. Actualmente los estudiantes que dejan la universidad, habiendo seguido procesos de educación convencional, son buenos receptores y memorizadores de información, puesto que tradicionalmente ha primado la transmisión de contenidos por parte del profesor, centro de todo conocimiento, y la recepción de estos por parte de los estudiantes.

 

Las necesidades de estudiantes, trabajadores y empresas difieren respecto a las del modelo tradicional, configurando un nuevo panorama en el que adquieren relevancia los perfiles de aprendices que se forman a lo largo de la vida, a tiempo parcial y utilizando las TIC’s para adquirir competencias que les capaciten en la que será su vida laboral [10]. En la Sociedad del Conocimiento, caracterizada por la sobreabundancia de información, se pone en el centro del proceso educativo al estudiante y se propicia en él el desarrollo de las competencias de análisis, evaluación y síntesis de la información, de pensamiento estratégico, de forma que cree y genere nuevo conocimiento aplicable al entorno laboral y social, ambos sometidos a un proceso de cambio continuo [11]. El profesor se convierte en un mediador de contenidos y en guía del aprendizaje de cada estudiante, individualizando su actuación [12]. Se requieren, por tanto, modelos educativos abiertos y flexibles, al servicio del estudiante, que potencien el desarrollo de competencias aplicables a nivel profesional y vital, y que permitan el reciclaje y acceso a la formación continua, teniendo en cuenta las diversas situaciones familiares, personales y laborales que puedan influirla. Las herramientas que facilitan y obligan al paso de un modelo a otro son las TIC’S. [13] 



El conocimiento se basa en los procesos de análisis, síntesis, evaluación e integración de la información.

 

 

Por otra parte, existe una tendencia a la mercantilización de la educación como servicio que responde a las leyes de la oferta y la demanda [14]. De un lado las TIC’s permiten el acceso a la formación de una cantidad mayor de estudiantes, incluidos los anteriormente imposibilitados o excluidos por diversos motivos. De otro lado, el hecho de que no se requiera sede física donde se dé un intercambio presencial y de que, por tanto, sea posible reducir costos, ha hecho que surjan multitud de empresas, organismos e instituciones que ofertan formación, aumentando la competencia, especialmente en el campo de las instituciones de educación superior, con las universidades tradicionales [15]. Si bien es cierto que esta situación puede ser un motivo más para la transformación de las universidades convencionales y a distancia impulsando su renovación, el aumento de la oferta y la competencia puede tener también aspectos negativos. Entre ellos se encuentra la posible transformación de las instituciones sin una base sólida o la excesiva mercantilización de la educación, que puede llevar al abandono de los mínimos criterios de calidad y a la exclusión de ciertos sectores de la población por razones económicas.

 

 

INSTITUCIONES DE ENSEÑANZA SUPERIOR



[7] Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), 1999, p. 51.

[8] Papert, 1993.

[9] “Esto me lleva a 2 conclusiones relativamente lógicas: 1. Lo que se enseña en la universidad no tiene demasiada relación con lo que luego el alumno hará en su larga vida profesional. 2. La manera en que se enseña en la universidad (y por extensión en el colegio) no es la más adecuada ni tiene mucho que ver con la manera en que aprende el ser humano.” (Martínez, 2002, p. 1).

[10] “…las necesidades de aprendizaje de los estudiantes, de las empresas y de la sociedad se hallan en pleno cambio: la proporción de la población que demanda formación va en aumento; el perfil demográfico y socioeconómico de los estudiantes es cada vez más disperso; se detecta un porcentaje creciente de estudiantes con dedicación parcial; se demanda mayor flexibilidad de horarios; se debe proporcionar formación continuada a lo largo de la vida de las personas; se concede mayor importancia relativa a la capacidad de aprender si la comparamos con los conocimientos ya adquiridos; se requiere incorporar las tecnologías de la información y la comunicación en la formación.” (Rodríguez-Ardura y Ryan, 2001, p. 178).

[11] “Conocimiento para entender, destreza para manejar y capacidad para participar, son, sin duda, los requerimientos esenciales para la ciudadanía del siglo XXI.” (Martín y Osorio, 2003, p. 172).

[12] “El profesor-tutor debe aprender a desempeñar labores de guía y orientador, enseñando al alumno a aprender por sí mismo mediante la utilización de los distintos medios que las nuevas tecnologías le brindan. Esta enseñanza es más individualizada que la tradicional” (Mengíbar, 2002, p. 3).

[13] “El aprendizaje electrónico tiene el potencial para ayudar (…) a la unión a dar respuesta a los retos de la Sociedad del Conocimiento, mejorar la calidad del aprendizaje, facilitar el acceso a los recursos de aprendizaje, satisfacer necesidades especiales, y permitir un aprendizaje y una formación más eficaces en el lugar de trabajo, en particular en las pequeñas y medianas empresas.” (DOUE, 2003, p. 2).

[14] “En los próximos años, según los datos proporcionados por IDC se espera un crecimiento anual de aproximadamente el 70% en las empresas relacionadas con "e-learning", estimando un volumen de negocio para el 2004 de 23 billones de dólares frente a los 1,7 generados en el año 1999. También se espera un aumento de los productos de formación virtual ofrecidos por las universidades que generarán un mercado de 50 billones de dólares y una amplificación de la formación continua empresarial que provocará el aumento de las universidades corporativas de las 2000 actuales hasta las 3700 al final de la década. (...) la educación superior universitaria a través de Internet o "webducation" representará en el 2004 un negocio de 50 billones de dólares.” (Serrano, 2002, p. 1).

[15] “Aunque muchas personas relacionadas con lo académico se resisten aún a la idea de la mentalidad “comercial” en la educación superior, con universidades desviviéndose por los intereses estudiantiles y comerciales, estas voces van apagándose ya que más profesorado y administradores acogen las oportunidades de la enseñanza tipo “en cualquier momento, en cualquier lugar”.” (Epper y Bates, 2004, p. 14).

 
 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.